¡Viva la Vega!

Esta mañana he asistido a las “Jornadas sobre la Vega de Granada: Sensibilización, protección y dinamización económica” que se han celebrado en el centro Damián Bayón de Santa Fe. He podido escuchar varias ponencias muy interesantes de personas comprometidas con la conservación de la Vega de Granada a través de agrupaciones como “Vega Educa” o la “Plataforma Salvemos la Vega“. La lluvia impidió hacer la visita interpretada a la antigua fábrica de azúcar del Señor de la Salud, que era el punto más interesante para mí a priori. Sin embargo me vine con buen sabor de boca por todo lo que allí se dijo y todo lo que aprendí. Confío en que algo de esto se les quedaría a los escolares que llevaron al auditorio para hacer bulto y que acabaron siendo los destinatarios principales de los discursos de los ponentes.

Una de las cosas interesantes fue la lectura de la declaración en defensa de la Vega de Granada de la organización “Vega educa” que suscribo y reproduzco aquí:

El vasto territorio provincial y, en especial, las Vegas de Granada, son un regalo generoso de la naturaleza que las civilizaciones que poblaron estas tierras han sabido enriquecer y dinamizar. Históricamente esta conjunción entre personas-naturaleza ha dado alimento y bienestar a las gentes de Granada a lo largo de la Historia.

Nuestro variado patrimonio cultural está presente en gran cantidad de obras científicas, literarias, pictóricas, y, especialmente, en la conciencia de los habitantes de Granada que han compartido su Vega, junto a Sierra Nevada y, posteriormente, la Alhambra, como grandes señas de identidad.

Sin embargo en la Vega de Granada el insostenible modelo de desarrollo actual ha desarticulado este vínculo secular y deja como resultado la destrucción de suelos, paisajes, vegetación, patrimonio, poniendo en peligro el necesario equilibrio ecológico y la rica biodiversidad vegetal y animal que posee. Este proceso de degradación ambiental contradice el espíritu de nuestras leyes que defienden, entre otras cuestiones, políticas orientadas “a la protección del medio ambiente, la conservación de la biodiversidad, así como de la riqueza y variedad paisajística de Andalucía, para el disfrute de todos los andaluces y andaluzas y su legado la las generaciones venideras” (Art.195 del Estatuto de Autonomía de Andalucía, 2007).

El tiempo de acción y el sentido común se imponen, por ello pedimos que se tomen las medidas necesarias para buscar equilibrios capaces de dinamizar y proteger nuestra Vega, armonizando actividad económica y valores ambientales y sociales, desde la necesaria sostenibilidad.

Nuestra Vega constituye, en definitiva, un patrimonio cultural que debe ser defendido ahora para que pueda ser heredado por las generaciones futuras.

Y el vídeo, cuyo título he plagiado para esta entrada, Vive la Vega, Viva la Vega, de la campaña “Los músicos de Granada quieren salvar la Vega”, con un tema en cuya letra se citan los nombres de todos los pueblos granadinos que tienen todo o parte de su término municipal en la vega del Genil. Me ha gustado mucho, y os lo dejo aquí:

Y dicho esto, ahora toca vivirlo, naturalmente, a pie o en bici, si la lluvia no lo impide, como hice el mes pasado en la ruta que propuse aquí mismo, y de la que tomé esta preciosa imagen de las choperas junto al río Genil, escenario, por cierto, de algunas de las tomas del video anterior:

IMG_2186

Por otra parte, esta ha sido mi manera de celebrar el día de la red Natura 2000, aunque la celebración campestre, como debe ser, será el próximo fin de semana, con actividades previstas en todos los parques naturales de la provincia con el lema: “Parques saludables, gente saludable”. Habrá actividades en Sierra Nevada, en los Parques Naturales de las sierras de Huétor, Tejeda, Almijara y Alhama, Baza, Castril, y en los Humedales del Padul. Si alguien está interesado, le puedo mandar más información por correo electrónico.

Nada más, GPL.

Migue.

Desbordamiento del Genil.

El miércoles fui testigo del desbordamiento del río Genil. Cuando voy a Huétor Tájar disfruto mucho con las vistas, me alegra ver el campo lleno de vida y un río Genil con más caudal del que acostumbro a ver a su paso por Santa Fe. Me gusta ver toda esa vega encajada entre montañas con una diversidad enorme de verdes y marrones, y siento una empatía especial con los agricultores que la trabajan y que me dan trabajo a mí. Por eso no me sorprende ver, en lo alto de una colina junto a un polígono industrial a donde voy, un hombre apuntando con su cámara de fotos hacia la vega. La sorpresa viene cuando aminoro la marcha para observar yo también, y veo, al fondo, el campo todo cubierto de agua. Pero aquí no se riega por inundación… si aquello parece una marisma! Me dirijo hacia el pueblo… la carretera cortada. Una vecina me confirma que se ha desbordado el río, y me dirijo hacia allí a paso ligero. Lo que me encuentro, lo cuentan las fotos:

IMG_1930

Parece un mar… es un campo de espárragos que se ha ido al garete. El curso del río está por detrás de la chopera.

IMG_1927

IMG_1925

En la foto de la izquierda, otra perspectiva. A la derecha, el río cruza la carretera de acceso al pueblo; al fondo el puente que salva el río. Todas las fotos están tomadas mirando hacia el sitio de donde vienen las aguas, el este, pues el sol impedía hacer fotos hacia el otro lado, donde se podía ver un paisaje igual de desolador.

Al principio, uno piensa en la madre Naturaleza, el río que se toma lo que es suyo y esas cosas, pero pronto se da uno cuenta de la realidad. Es el desembalse de agua de los pantanos lo que provoca esto: Quéntar y Canales cerca de Granada; Colomera y Cubillas aportan sus aguas a través del río Cubillas; y el de los Bermejales, a través del río Cacín. Este último desemboca en el Genil en Villanueva Mesía donde también estaba anegando cultivos. De modo que la responsable, y a quien le lloverán las denuncias, es la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir por no haber previsto esta situación.

Más adelante, las aguas del Genil se “guardan” en el pantano de Iznájar, un enorme depósito que también está desaguando y causando graves problemas en Écija: que se preparen para lo que les viene encima… todavía más.

Regreso al polígono industrial para hacer alguna foto más desde arriba:

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

He tenido ocasión de hablar con la gente del pueblo, que me han contado el desastre que para los agricultores supone esta inundación. Hace unos días que desde UPA-Granada denunciaban que el exceso de lluvias estaba causando pérdidas importantes en la producción del espárrago de este año (además de otros cultivos importantes, como la alcachofa o el olivo), y esto no viene más que a agravar una situación delicada. Además, la inundación que en tiempos del “creciente fértil” en el Nilo podría ser beneficiosa, cuando se produce en un cultivo no da más que trabajo y deja tras de sí una capa de lodo (“nata” le llaman aquí al residuo que queda, según me comentaban unos jubilados) muy costosa de eliminar. Por no hablar de que la mayoría de las fincas en esta zona son de pequeños agricultores, explotaciones de tamaño familiar que ni siquiera se permiten el lujo de contratar mano de obra para la recolección de la cosecha.

El desbordamiento se producía también aguas arriba, en Villanueva Mesía (parece que este es el nombre oficial, aunque suena raro…), y comentaban que también estaba cortada la carretera, así que de vuelta a Granada, hice una parada allí para comprobar que el espectáculo era parecido, si bien la carretera estaba abierta:

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Allí pude hablar con un agricultor que tenía su finca allí al lado con un metro de agua, según comentaba.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Parecía tranquilo. Los agricultores no están solos, suele darse el cooperativismo, y además están los seguros agrarios, y otras organizaciones para la defensa de sus intereses. Me comentaba una cosa curiosa: decía que el nivel del agua seguía subiendo y que lo sospechaba porque el río arrastraba mucha broza, señal de que estaba “barriendo” zonas nuevas; en la retirada va más limpio. En el centro del puente se acumulaba una gran cantidad de despojos:

IMG_1934

Entiendo que las inundaciones son la razón de que el cultivo predominante siempre a orillas del Genil sea el chopo, un árbol que precisa de mucha humedad y que no sufre demasiado con las inundaciones (aunque posteriormente haya que limpiar el terreno de todo el fango que deja tras de sí el río). La regulación de los caudales por medio de las presas hace que se gane confianza y se acaben cultivando otras cosas en terrenos próximos al río, hasta que pasa lo del miércoles…

Una vez allí, y dado mi interés por conocer un poco mejor la tierra donde nací, quise investigar un poco en la historia de los cultivos en la vega de Huétor Tájar, para compararla con la de la Vega de Granada; un estudio muy útil para el aprovechamiento del curso de guía de ecoturismo que estoy realizando de la mano de la gente de Al-Natural.

El valle del río Genil sirve de eje de tierras de cultivos desde Granada. Allí se abre formando la Vega de Granada, que llega más o menos  hasta Láchar. Después se estrecha y tras varios kilómetros vuelve a ensancharse antes de llegar a Villanueva del Mesía, en donde se funde con el valle del río Cacín, dando paso a la Vega de Huétor Tájar (foto grande más arriba).

Son las aguas del río Cacín, alimentado por la mayor aportación del río Alhama, las que riegan la vega de Huétor Tájar, a través de un sistema de caces y acequias que se remontan a tiempos de las culturas romana y árabe. Los ríos Cacín y Alhama nacen en el Parque Natural de las Sierras de Tejeda y Almijara.

En el cauce del río Cacín se construyó una presa, llamada de Derivación, que captaba sus aguas y las conducía a través de un canal hasta tres módulos de partición, de los cuales dos servían para regar los diferentes partidos de la vega de Huétor Tájar, como la Vega Vieja, Vega del Cacín, Vega del Conde, etc. Este canal es conocido con el nombre de “Caz de la Emperatriz Eugenia” y pasa por ser uno de los más antiguos de la provicia, como demostró el ingeniero Abellán (1895-1982), promotor de los pantanos de Bermejales, Cubillas e Iznájar, entre otros, y del canal de Huétor Tájar (1948). Abellán demostró que la antiquísima Acequia Gorda del Cacín (hoy Caz) fue trazada por los romanos, y uno de los signos evidentes es el túnel perforado en la roca, junto al río Cacín, para conducir las aguas hasta Huétor. Los árabes, maestros insuperables en el arte del regadío, ampliaron y perfeccionaron el Caz tal y como se hallaba hasta que empezaron las obras de entubación a finales del siglo XX, al objeto de aprovechar todo el agua, sin desperdicios.

Antiguamente, las aguas que conducía el Caz no sólo se aprovechaban para regar, también producían la energía para poner en funcionamiento el molino de harina de Tajarilla, que ya existía en época califal y estaba asociado a la alquería de Tájara (Tájar), situada en la hoy llamada Casería de las Torres. Ubicada en la orilla izquierda del río Cacín poco antes de su desembocadura en el Genil, recibía las aguas del Cacín por la construcción de una presa de tierra sobre éste y se conducía por medio de una acequia de gran recorrido (Caz). Así se formó una rica vega que hoy se conoce como “Vega Vieja”, de gran productividad.

Otro dato histórico interesante es que, tras la Reconquista de Granada, los Reyes Católicos donaron a su Capitán, Don Álvaro de Luna, más de 1.200 fanegas de tierra y el derecho de usar las aguas del río Cacín para riegos. Don Álvaro de Luna y posteriormente sus descendientes y Señores de Huétor Tájar dictaron normas para controlar los riegos que se plasmaron en las Ordenanzas de la Villa. De esta forma el Caz de la Emperatriz Eugenia, recibe este nombre en homenaje a la granadina María Eugenia Palafox Portocarrero y Kirkpatrick, condesa de Teba, más conocida como Eugenia de Montijo, Señora de Huétor Tájar y Emperatriz de Francia.

Y esto es todo de momento, que no está mal para ser un día laborable… está bien que de vez en cuando se fusione el trabajo con el disfrute, y espero que quien lea esto lo disfrute igual. Me despido con una última foto del río en Villanueva Mesía:

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

GPL

Migue.