¿Cernícalo?

Después de varios meses con la cámara nueva, empiezo ahora a verle el resultado a la inversión. No es que no haya hecho fotos buenas hasta ahora, algunas de las que he considerado mejores las tengo colgadas en mi galería de flickr o las habéis visto en facebook. El tema es que aprender a manejar una cámara réflex lleva su tiempo, y yo estaba convencido de que con mi teleobjetivo 55-300 de 200 eurillos iba a hacer unas fotazas como las que hacen los profesionales, y me empeñaba en hacer fotos con el zoom a tope y la apertura al máximo… y claro, para las mariposas muy bien, que se te posan muy cerquita y yo hasta tenía que alejarme de ellas para que la cámara fuera capaz de enfocar, como en esta foto del otro día en la Sierra de Huétor:

_DSC0034

“Nymphalis polychloros” Olmera.

Pero con los pájaros el asunto cambia, pues no te dejan acercarte demasiado (salvo algún triquero ocasional en La Janda), y el resultado de intentar sacar una foto a un objeto lejano era siempre el mismo: objeto desenfocado, imposible de identificar, y fotos a la papelera. Hasta el punto de pensar en que tenía algún problema de visión… pero no, en el modo de enfoque automático obtenía los mismos resultados.

_DSC00142_1Hasta que hace un par de días, hablando con mi ilicitano amigo Vicente, desperté de mi sueño y me convencí de que con mi teleobjetivo nunca podría hacer esas fotos espectaculares, y que tendría que aprender a sacarle rendimiento al mismo de otra forma, sin forzar a tope el zoom, por ejemplo, y aprendiendo cosillas sobre distancias focales, control de la exposición y demás. Menudo trabajo!! pero el resultado ha sido inmediato y ahora os puedo presentar unas fotos bastante decentes que he hecho hoy mismo. La primera es de una garcilla bueyera (Bulbucus ibis) que buscaba comida en un campo de la Vega cercano a Santa Fe donde suele darse cita un grupo de unas 15 o 20 garcillas.

_DSC00422La otra foto es de un ave rapaz, pequeña, que estaba posada en una rama de un árbol en un punto indeterminado de la Vega granadina, vigilando los campos de cultivo de su alrededor, cuajados de bandadas de palomas y gorriones. Hace poco tuve ocasión de ver a una de estas aves rapaces buscando comida en el suelo de un solar abandonado, con su típico aletear rápido para mantenerse quieta en un punto determinado y luego lanzarse en picado hacia abajo. Le hice algunas fotos con el móvil, pero no se ve muy bien, no más que la forma del pájaro. Pero la de foto de hoy está mucho mejor, si bien desconozco si se trata del mismo ave. Hay que tener en cuenta que estaba lejísimos, y que no ha colaborado con la foto pues ni siquiera giró la cabeza para mirarme un segundo, y cuando comencé a andar acercándome cada vez más a ella, echó a volar y me dejó con las ganas… Bueno, aquí está la foto de marras, yo diría que es un cernícalo (podría ser común o primilla, que haberlos haylos en Granada)…

La foto no es nada del otro mundo aunque sea un gran logro para mí; me gustó más la foto que le saqué cuando se alejaba. Me ha salido un cuadro muy bonito con algunos de los elementos que amo de mi tierra: Sierra Nevada, la Vega, la Alhambra, y las palomas! Siempre que veo las bandadas de palomas, y más cuando las veo con el telón de fondo de la Sierra, me acuerdo de una cita de Lorca hablando de Pitres y las palomas: En la plaza del pueblo hay una placa con una foto que recuerda la visita del poeta a Pitres en la primavera de 1928. Tras la foto que le sacaron a Federico a los pies de un árbol con forma de Y, éste escribió:

“Aquí estoy en Pitres, pueblo sin voz ni palomas de la sierra, crucificado en la Y griega del árbol.”

_DSC00442

El supuesto cernícalo se ve volando con las alas extendidas en el centro de la foto, justo encima de la paloma que vuela más arriba.

Poco a poco espero que vayan saliendo cositas buenas con la cámara, espero impaciente que comience la temporada de mariposas y poder aplicar a las fotos los nuevos trucos aprendidos.

Gracias por leer.

Migue.

 

 

Anuncios

El bosque. Mucho más que madera.

Aproximadamente, los bosques cubren el 29% de la superficie total de España, lo que supone uno de los mayores índices de biodiversidad de Europa. Recordemos que la Península Ibérica, debido a su situación de nexo entre continentes, y por estar al abrigo del Atlántico por un lado y del Mediterráneo por otro, posee una riqueza natural única en Europa por la diversidad de hábitats. La Península Ibérica es lo que se conoce como “Hot Spot”, que es un término que define la riqueza biológica de un territorio; los tres países: España, Portugal y Andorra albergan más de 8.000 especies de flora, de las cuales, 1.700 son endemismos íbero-baleares, y unas 100 son orquídeas.

Los bosques son los ecosistemas terrestres con mayor biodiversidad. Son una reserva medioambiental donde se conserva el patrimonio genético de miles de millones de años de evolución. Los árboles regulan la humedad y la temperatura, mantienen en funcionamiento el ciclo del agua, purifican el aire, favorecen la formación de humus y protegen de la erosión.

IMG_2003

Para aprender de estas cosas y más, tenemos la oportunidad de ver en Granada la exposición “El bosque. Mucho más que madera.” de la Fundación La Caixa, que estos días se puede visitar, gratuitamente, en el Paseo del Violón, junto al Palacio de Congresos. Hasta el 28 de abril.

Encontrarás fichas interesantes de árboles conocidos por todos, y presentación de algunos ejemplares singulares, como el enorme eucalipto “o avó de Chavín”:

IMG_1997

Si queréis saber más cosas de los eucaliptos, y de éste ejemplar en concreto, echadle un vistazo a este video de promoción:

Pero además, y como marca de calidad de las exposiciones que se organizan al amparo de la obra social de La Caixa, se trata de una exposición que mezcla sabiamente la información con la poesía y así, hace un recorrido por las funciones de los bosques, sus habitantes, árboles y animales, acompañado de los grandes poetas españoles que han homenajeado a los árboles en su poesía, como Lorca, Machado o Rosalía de Castro.

Tienen en la exposición un cartel con el poema “Vals en las ramas”, de Lorca, muy bonito, musical, pero incompleto. Tampoco dicen, porque no es este el lugar, que este poema es un homenaje a Vicente Aleixandre por su poema “El Vals”

IMG_1995

Lo que falta del poema:

Y una cabeza de cristal

y un violín de papel

y la nieve podría con el mundo

si la nieve durmiera un mes,

y las ramas luchaban con el mundo

una a una,

dos a dos,

y tres a tres.

¡Oh duro marfil de carnes invisibles!

¡Oh golfo sin hormigas del amanecer!

Con el muu de las ramas,

con el ay de las damas,

con el croo de las ranas,

y el gloo amarillo de la miel.

Llegará un torso de sombra

coronado de laurel.

Será el cielo para el viento

duro como una pared

y las ramas desgajadas

se irán bailando con él.

Una a una

alrededor de la luna,

dos a dos

alrededor del sol,

y tres a tres

para que los marfiles se duerman

bien.

De Rosalía de Castro, un fragmento de “Los robles”:

IMG_2001

Y de Antonio Machado, para terminar, su poema “A un olmo seco” en versión cantada. La versión de Calixto Sánchez de la colección “La palabra más tuya”, un referente que ya conocéis:

El reloj dice que son las 12, pero yo tengo cuerpo de 11. Veremos qué pasa mañana en la vuelta al trabajo con este disloque horario.

Como siempre, gracias por leer. Espero que guste esta entrada y que no se pierda nadie la exposición. Hasta otra ocasión.

Migue.

Ermita cristo zapato 27-oct-12

Un hueco entre las nubes, justo en el valle de Lecrín, nos permitió en el día de hoy realizar una subida desde el embalse de Béznar hasta la ermita del cristo del zapato con los compañeros de senderismo del gimnasio sin más contratiempos que el fuerte viento, y he querido dejar constancia aquí de la ruta porque por primera vez he podido realizar una ascensión dura en el grupo de cabeza sin que mis maltratados pulmones o mi castigado corazón acusaran el esfuerzo. Menos mal, han pasado unos meses y ya noto en el cuerpo las palizas en el gimnasio; aunque aún no he empezado a perder peso, la mejoría en el tono físico y la capacidad respiratoria 6 meses después de dejar de fumar son notables: la ruta de hoy lo confirma. Así que os hago partícipes de mi éxito y mi alegría compartiendo la experiencia:

Lo primero que he hecho ha sido grabar la ruta en wikiloc, donde podéis ver el perfil de la ruta para ver que se suben en total 592 metros en algo más de 5 Km, aunque la subida difícil es la parte final de la ascensión. También he grabado el recorrido en google maps para que la disfrutemos en cualquier momento:

La ruta entera cabe en la foto que he colgado en wikiloc, y comienza en la presa de Béznar, que impresiona como todas cuando uno camina sobre ella. El embalse se dispone sobre el río Ízbor, afluente del Guadalfeo, y recoge las aguas de la vertiente suroeste de Sierra Nevada a través de los ríos Dúrcal y Torrente, así como las aguas drenadas de la Laguna del Padul. También recibe aportaciones de la sierra de Albuñuelas a través del río Santo. La presa propiamente dicha se ubica en el denominado “salto del lobo”, un lugar en donde el río Ízbor se encajonaba de tal manera que se decía que un lobo podía saltar de una vertiente a otra sin dificultad, de ahí su nombre.

La ruta empieza entonces en la presa, andando por la acera junto a la carretera buscando las indicaciones del sendero de alauxa que, a través de huertos de olivos, naranjos y limoneros, nos lleva a Pinos del Valle para callejear hasta llegar a su parte más alta, donde cruzamos la carretera de los Guájares en busca de los carteles que te indican la subida a la ermita y el cerro Chinchirilla.


Comentando mientras subíamos de los ingleses instalados en la Alpujarra o el Valle de Lecrín, nombramos a Christ Steward (por cierto que su “driving over lemons” hubiera estado más apropiadamente ubicado en el Valle de Lecrín que en la Alpujarra) hablábamos de Ian Gibson, y por consiguiente de Lorca, y como el camino discurría por huertos cuajados de limoneros, naranjos y olivos, vino a mi memoria la baladilla de los tres ríos de mi admirado poeta:

“El río Guadalquivir va entre naranjos y olivos. Los dos ríos de Granada bajan de la nieve al trigo. ¡Ay, amor que se fue y no vino!…”

No he encontrado ningún recitado bueno de este poema en youtube, así que pondré la presentación de las fotos con un recitado de Alberti de este poema que tengo yo. También lo tengo musicado, pero es una versión más larga y no tengo fotos suficientes. En youtube está la primera parte (el tema que yo tengo dura 3:36 y éste apenas 1:11) de esa versión que yo tengo de Agua Viva:

Pasado el pueblo comienza la subida pura y dura por entre los pinares:


Los perros fueron un disfrute, todo el rato para arriba y para abajo jugando con todos. Y como podéis ver en la foto, el embalse siempre presente abajo y conforme ganábamos altura, las vistas más claras e impresionantes; en la foto se observa abajo Pinos del Valle y el embalse de Béznar, y arriba a la derecha: Lanjarón, que hace siglos era conocido como Lanjarón del Valle y hoy es la puerta de entrada a la Alpujarra:

Desde aquí arriba las vistas son impresionantes, así que grabé un video, que es como mejor se ven estas cosas y lo he colgado en youtube. El fuerte viento que soplaba lo hace un poco incómodo, pero merece la pena verlo, a ver si os dan ganas de visitar la ermita. Del viento he de decir que era fuerte pero no para impresionarme, pues para mí viento es lo que soplaba en el castillo de Queribus, en Francia hace un par de años, un viento que te tiraba por los riscos aquellos, aún me da miedo el recordarlo… Después de vivir aquello, ya nada me sorprende, jejej:

El descenso sin más complicaciones, cruzamos el pueblo por otro camino distinto para acabar donde habíamos empezado, algo más de 3 horas después.

A pesar de la subida, es una ruta que podíamos hacer en plan familiar, tomándonos todo el tiempo que queramos en la subida y echar el día allí; de hecho, hay un merendero al iniciar la ascensión con lo que se podría emplear una mañana en subir y comer al regreso entre los pinos.

Se me olvidaba decir que la ermita del cristo del zapato se llama así por el cuadro que hay en la ermita (realmente hay toda una historieta detrás, que yo os ahorraré), al que le saqué una foto malísima, por lo que pido disculpas. Bueno, la calidad de la foto es suficiente para ver que el cristo de marras, flanqueado por San Sebastián (nunca sabré si sufre o goza con las flechas…) a un lado y por San Roque al otro, tiene un zapato puesto y otro no. 

Y para terminar la presentación de las fotos con el recitado de Alberti de la baladilla de los tres ríos de Lorca:

Nada más que despedirme, como siempre: GPL

Migue.