Yegen y Brenan 1-jun-2013

La fuente de la Camellona, en Yegen, fue el lugar de la cita ayer tarde para tomar un té y hacer un paseo por el pueblo, previo a la presentación del libro editado por Carlos Pranger “Diarios sobre DORA CARRINGTON y otros escritos. Gerald Brenan.”

IMG_2730

La fuente de la Camellona es un manantial que hace las veces de fuente, lavadero y suministro de agua para riego y abastecimiento. Se sitúa en la parte baja de Yegen justo al inicio del “Sendero Gerald Brenan”, un pequeño paseo por los alrededores del pueblo que cuentan que “Don Geraldo” hacía con regularidad, y que ya tuvimos ocasión de hacer hace unos años con la gente de Guadalinfo en la que fue mi primera visita a este pueblo.

Pero el de ayer fue un paseo por el pueblo después del té que nos ofrecieron en la fuente de la Camellona. Pudimos comprobar la importancia de las acequias en el entramado del pueblo, con multitud de huertos aquí y allá, y la presencia incluso de un acueducto romano ya en desuso:

IMG_2761

Lo único que yo he leído hasta ahora de Brenan ha sido el famoso “Al sur de Granada”, un libro que se encuentra en todas las librerías y tiendas de souvenirs de la Alpujarra, y del que siempre había oído hablar. Pero no fue hasta hace unos años, en unas Jornadas sobre Brenan que se celebraron en Pitres, cuando me entraron las ganas de conocer más sobre la obra de este hombre y por fin lo pude leer. Más tarde adquirí el “laberinto español” que aún no terminé de leer, una vez satisfecha mi curiosidad por leer algunos fragmentos que me interesaban sobre la guerra civil.

Ayer tuve la oportunidad de conocer personalmente al depositario del legado de Brenan, Carlos Pranger, hijo de la albacea literaria de Gerald Brenan, Lynda Nicholson, quien nos dedicó unos libros que adquirimos, y nos dio una charla emotiva y muy clarificadora sobre la relación de Gerald Brenan con el famosísimo grupo de Bloomsbury, y en particular con su enamorada Dora Carrington, y el mérito de Brenan de atraer a Yegen a este grupo de intelectuales, y convertirlo así en el centro de la intelectualidad inglesa de la época. De pie, en la foto, el alcalde de “Alpujarra de la Sierra” presentando a Carlos, en la Fonda-museo de Gerald Brenan:

IMG_2766

 

El episodio de la llegada de algunos miembros del grupo a Yegen se relata muy bien en la película “Al sur de Granada”, de Fernando Colomo, grabada no en Yegen, sino en otros sitios como Ferreirola o Fondales, pues es estos últimos son pueblos que conservan mejor la esencia alpujarreña para recrear la estancia de Brenan en la Alpujarra:

 

Supongo que a este libro le harán otra presentación en Málaga o Granada, sitios con más repercusión y presencia de periodistas que ayuden a difundir estos interesantes textos. Yo lo hago aquí para mi reducido grupo de lectores, por si les puede interesar. Realmente, de toda la producción literaria de estos escritores, hay una, la epistolar, que me parece muy interesante. Nos contaba Carlos que Brenan pasaba una hora al día leyendo correspondencia, y otras dos horas redactando cartas. Además escribía un diario, y de estos escritos es de donde se han extraído los textos que componen el libro; pensamientos íntimos que el editor, Carlos, desvela para todo el público sabiendo que Gerald Brenan era una persona a la que no le importaba airear sus asuntos.

 

No puedo contar mucho más, que el tiempo apremia y las mariposas esperan justo aquí al lado. Espero que os haya gustado, y que os pique la curiosidad, como a mí, por conocer un poco más de la vida y obra de Brenan.

 

GPL

Migue.

 

 

 

 

 

Anuncios

Mariposas en La Taha

Seguro que si llego a planear una salida al campo para ver mariposas no veo tantas como esta mañana. Me llevé la cámara, sí, y he podido sacar unas fotos estupendas de algunos de los ejemplares que se estuvieron más quietecitos. Pero me faltaron los prismáticos, ¡qué cantidad de pájaros! Por todas partes sorprendíamos a bandadas de pájaros que salían espantados a nuestro paso. Pude distinguir un petirrojo que jugaba al escondite conmigo, colorines, y otros que no me atrevo a nombrar, no sea que me equivoque. Un ave rapaz nos sobrevolaba durante casi toda la mañana y, en fin, un cántico de pájaros incesante nos acompañó durante el paseo.

La primera mariposa que posó por fin para mi cámara fue una hembra de la llamada “Manto bicolor” o “Lycaena phlaeas”, una mariposa pequeñita, de las que vimos varios ejemplares, la mejor foto es ésta:
OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Revoloteaban por casi todo el camino, y parecía que se las llevaba el viento, pero también pude captar una buena foto de un ejemplar hembra de la mariposa “Lasionmmata megera” o “Saltacercas” que tenía una de sus alas rota:

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

También vimos un ejemplar macho de la ya clásica para mí “Ortiguera” o “Aglais urticae”, una de las mariposas más abundantes en Sierra Nevada visible durante todo el año:

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

Y para finalizar, la mariposa que más me cautivó, pues, después de verla durante todo el camino, cuando ya estábamos cerca de Pitres se metió por un caminito verde junto a un arroyo, y dejó que la observara bien de cerca mientras libaba en una flor compuesta, de un amarillo intenso como ella. Se trataba de la “Colias alfacariensis” o “Colias de Berger o Alfacar”. A pesar de tener como guía de identificación el magnífico libro de “Las mariposas diurnas de Sierra Nevada”, no he podido averiguar si el ejemplar es macho o hembra. Ahí lo tenéis, con su par de antenas y su “espiritrompa” succionando el néctar de la flor:

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Y esto es todo, como veis, la primavera está llegando a Sierra Nevada. Alegría, alegría!

GPL

Migue.

 

 

 

 

 

Laguna de la Caldera. 26-ago-12

Hola, esta entrada debería haberse llamado Siete Lagunas, pero un inconveniente surgido cuando llevábamos 1 hora de ascensión nos hizo volver sobre nuestros pasos hacia el inicio de la ruta y ya no nos quedó tiempo más que para ir a la Caldera por la pista que va de Capileira al Veleta.

La experiencia ha sido muy satisfactoria, como siempre, y comenzó con la agradable sorpresa de que sería Conchi, a quien conocía de una visita anterior, quien nos hiciera de guía-comentarista en el trayecto en microbús desde Capileira hasta el Alto del Chorrillo, con parada en el mirador de Puerto Molina. Otro día hablaré de las cosillas que nos cuentan sobre Sierra Nevada, como los pisos climáticos, los endemismos y todas esas cosas. Hoy os cuento algo sobre los materiales que conforman Sierra Nevada que se me ha quedado grabado gracias a una regla “menos técnica” (emulando a Paco León). Nos decía Conchi que Sierra Nevada se formó durante el plegamiento alpino, cuando la placa africana y la índica chocaron con la placa euroasiática formando Sierra Nevada, los Alpes, el Himalaya… hace muchos millones de años. Y nos contaba que Sierra Nevada tiene en su interior un tipo de roca que es metamórfica, que ha estado sometida a una gran presión y temperatura, que es muy dura, y que se rompe en lajas, como la pizarra. Éste es el material principal del que están formadas las cumbres del macizo:

Fijaos en la roca que emerge de un mar de detritos. Esas formas rectas, sólo han podido formarse bajo gran presión y temperatura, ¿no os parece? Y están a más de 3000 metros de altura, en las faldas del Mulhacén… bueno, este es el material que forma el corazón de Sierra Nevada. A su alrededor, y a menor altura, la banda de rocas denominada “Complejo Alpujárride”, mayoritariamente compuesta de lo que en la Alpujarra se conoce como “launa”, que viene a ser un material aislante perfecto para cubrir los tejados de las casas tradicionales alpujarreñas. Rodeando todo esto, os lo podéis imaginar: Yo, que soy de la Vega de Granada, diría que materiales sedimentarios que hacen fértiles valles como el del Genil en Granada, o el Andarax en Almería. Pues todo esto es como un helado triple-chocolate, con su núcleo de chocolate  duro y sus dos bandas de diferentes texturas que lo rodean ;).

Pues todo esto antes de bajarnos del autobús, que no está nada mal, y luego a disfrutar del paseo, del ejercicio, y de la contemplación de las vistas desde una altura que ronda los 3000 metros. Y aquí quisiera aclarar para los que tienen miedo de los desniveles, que el microbús del Servicio de Interpretación de Altas Cumbres te deja a unos 2700 metros de altura y que la altura máxima, el Mulhacén, está a 3478 metros, con lo que el desnivel máximo es de unos 730 metros, muy asequible para todo el mundo. En la foto, el mar visto desde el mirador de Puerto Molina:

Aparte de las cabras montesas, típicas de las cumbres, y que no faltaron junto a la laguna de la Caldera, encontramos bastante fauna allá arriba. Como dije antes, habíamos empezado a subir por la loma del Mulhacén buscando el desvío que nos llevaría a Siete Lagunas, estábamos a una altitud de 2940 metros cuando tuvimos que parar y regresar sobre nuestros pasos. Mientras tomábamos la decisión de continuar o regresar, nos sobrevolaban constantemente lo que yo creo que eran aviones roqueros: la forma más aerodinámica que la de las golondrinas, aunque su aspecto es muy parecido; pero era el sonido lo más extraordinario. Pasaban a nuestro lado, casi rozando el suelo, silbando, cortando el viento y a una velocidad tremenda, tanta, que fue imposible sacarles una foto.


Uno que se dejó fotografiar fue la chicharra de Sierra Nevada, o “Baetica ustulata”, que estaba casi por todas partes, pero sobre todo en la parte inicial del recorrido donde abundan los matorrales.

A mí me sorprendió que había muchos pájaros, incluso a 3050 metros, rodeados de un mar de piedras, que fue la máxima altura a la que subimos. La duda viene lógicamente por el alimento que se puede conseguir en un roquedal… la respuesta ya nos la adelantaba Conchi en el microbús: Entre las lajas de roca el agua se estanca y crea el ambiente perfecto para que crezcan numerosas especies de plantas, como los helechos (sí, los pudimos ver). Supongo que uno de los pájaros que vimos rondando el refugio de la Caldera sería el acentor alpino. Digo supongo porque no puedo identificarlo bien debido a la calidad de las fotos.

Fue además un día muy fructífero en cuanto a quemaduras de piel humana por el sol, y en avistamientos de lepidópteros, que así es como se conoce científicamente a las mariposas. A mí no me miréis, que la culpa es de los griegos. Si no, echadle un vistazo al libro que me ha servido de fuente para identificar las mariposas que hemos visto: “Las mariposas diurnas de Sierra Nevada”.
Qué puedo decir de este magnífico manual. A mí me ha servido para elaborar esta entrada. Las fotos son, sencillamente, extraordinarias: te enamoran y te hacen desear ver en directo estas obras de arte de la Naturaleza. Lo que a mí más me ha llamado la atención han sido los calendarios circulares donde te indican en qué meses del año puedes encontrar a cada especie en su fase de huevo, gusano, capullo o mariposa, lo que te puede ayudar a identificarlas (esquema fenológico le llaman). Hay algunos casos que pueden presentar cualquier fase (huevo, gusano, capullo, mariposa) en cualquier mes del año, como la mariposa “Issoria lathonia” de nombre común Sofía (los anglosajones la llaman “queen of Spain” o “reina de España”). Si buscáis estos nombres en el google imágenes, podréis ayudarme a confirmar si se trata de este ejemplar que vimos en las faldas del Mulhacén:

También vimos lo que pensábamos que eran dos mariposas distintas. Después de consultar el libro he podido averiguar que se trata de la misma mariposa, pero una hembra y otra macho. Se trata de la “Satyrus actaea” o sátiro negro (el macho es de un color negro intenso, y la hembra de color más claro). También he visto que se la llama “lagarta”. Os dejo las fotillos que pude hacer:

La foto de la izquierda es la del macho, la de la derecha, de la hembra de una mariposa visible de julio a septiembre.

Ya poco más que contar. Que la laguna de la Caldera es distinta de otras porque le faltan los borreguiles que se dan en otras lagunas, incluso más abajo de esta laguna, el río forma otras pequeñas lagunas que tienen algo de verde. Este río discurre por un valle que es el comienzo del barranco del Poqueira; nosotros andamos por la pista colgada de la falda del Mulhacén. Al fondo de la imagen, Sierra Lujar delante del mar Mediterráneo… lástima que la niebla no deja ver bien los contornos y parece que se fusionan el cielo y el mar…:
p

Volvimos con la hora casi justa al Mirador de Trevélez, donde cogimos el microbús que, en apenas 45 minutos, nos dejó de vuelta en Capileira.

Esta entrada podría alargarse aún más, tengo fotos y muchas cosas que contar. Pero mejor dejar algo para la próxima, porque por estos parajes tengo que volver. Así que me despido con la foto de una cabrilla asomándose al abismo del barranco del Poqueira. Como siempre: GPL.

Migue.

Almendros en flor (2/2), Contraviesa Granadina.

Otro domingo que bajamos a ver los almendros en flor, esta vez a la Contraviesa, la sierra que priva a la Alpujarra de las vistas del mar, un paseo muy bonito en coche desde Pitres, a Órgiva, y luego a Albuñol por la carreterilla que pasa por Fregenite, Polopos y Sorvilán.

Como la anterior entrada de los almendros salió muy poética, ésta tendrá que mantener el listón, por eso pongo el vídeo de un granadino ilustre que le cantó a la Contraviesa, Carlos Cano:

La contraviesa, tierra entre la sierra y el mar, como demuestran las fotos. Si miras hacia el Norte, aunque envuelta en nubes, Sierra Nevada:

Y si miras hacia el Sur, el mar y los invernaderos de La Rábita en la Rambla de Albuñol:

Las vides y los almendros dominan por completo el paisaje. La Contraviesa es zona de tradición vinícola, y hay un montón de cortijos diseminados por todas partes. En otra ocasión volveremos a visitar alguna Bodega, que hoy nos pedía el cuerpo un poco de pescaíto frito del Puerto de Motril…

Todo el tramo de carretera hasta llegar a Albuñol pasa por mitad de campos de almendros, justo antes de alcanzar la zona de invernaderos.

El vídeo de arriba de Carlos Cano, termina con un ¡Que vivan las Alpujarras! ¡viva el trovo popular! Y hablando de trovadores, almendros y poesía, resulta que conservo una colección de CDs de cantautores que cantan poesías de varios poetas. Los discos están organizados por poetas, y en cada uno de ellos, varios cantautores los cantan (Carlos Cano, Amancio Prada, Serrat, Paco Ibáñez…) Pues bien, uno de esos cantautores, que yo no conocía antes de tener estos discos, se llama (llamaba, murió en 2008) Esteban Valdivieso, granadino de origen marroquí, cantautor de la época de Carlos Cano, trovador y maestro de trovadores (si os interesa, aquí tenéis +info), que cantó, precisamente, una poesía de Antonio Machado donde se nombra a los almendros; la poesía en cuestión es “La primavera besaba”:

La primavera besaba
suavemente la arboleda,
y el verde nuevo brotaba
como una verde humareda.
Las nubes iban pasando
sobre el campo juvenil…
Yo vi en las hojas temblando
las frescas lluvias de abril.
Bajo ese almendro florido,
todo cargado de flor
—recordé—, yo he maldecido
mi juventud sin amor.
Hoy, en mitad de la vida,
me he parado a meditar…
¡Juventud nunca vivida,
quién te volviera a soñar!

Pues la versión de Valdivieso de esta poesía es magnífica, pero no está en el youtube. Cuando tenga un rato la pondré yo mismo y os pasaré por aquí el enlace. Y otras versiones cantadas no me han gustado tanto, así que el vídeo que os dejo es de otra canción de Esteban Valdivieso (acompañado de Enrique Moratalla), para que veáis qué voz tenía (el primero que canta, ése es Esteban Valdivieso):

Y ya está. Me despido con otra fotillo chula de hoy. Gracias por leer.
Migue.

Almendros en flor (1/2), Alpujarra

Así es como recibe la Alpujarra estos días al visitante, plagada de almendros en flor, que parecen asomarse a la carretera a saludarnos, y como veis en la foto, no falta uno junto al cartel de bienvenida. La foto con el móvil salió un poco borrosa, pido perdón por ello, que me queda mucho que aprender!
Como la ruta se había suspendido, y mira que son escandalosos los periodistas del tiempo: ni nieve, ni hielo, ni lluvia ni-ná de-ná, algunas nubecillas tímidas, no más. El caso es que como no hicimos la ruta, pues cambiamos los planes y hoy nos hemos dado una vuelta por Mecina para ver los almendros, y hemos sacado algunas fotillos, pero como no todas han salido bien, hoy no haré presentación en el youtube, os dejo aquí las mejores:

Pero no todo van a ser ver fotos; os diré que tenía pensada una entrada un poco más poética, y he buscado algunas cosillas referidas a los almendros en flor. No me ha costado nada encontrar mogollón de información, blogs con entradas sobre este tema… la verdad es que no he sido nada original!! jeje. Pero bueno, que los otros blogs no son el mío, y aquí no puede faltar mi pequeño homenaje. El primer apunte, de la poesía de Antonio Machado “Tus ojos me recuerdan”:


Para tu linda hermana
arrancaré los ramos
de florecillas nuevas
a los almendros blancos,
en un tranquilo y triste
alborear de marzo.


Otra referencia poética de los almendros que no me resisto a poner aquí es la que está incluida en la elegía a Ramón Sijé, de Miguel Hernández. Qué puedo decir yo aquí de este poema, todos conocemos la versión cantada de Serrat, por ejemplo. Sólo os recuerdo las dos últimas estrofas, en la que se alude a los almendros:


Tu corazón, ya terciopelo ajado,
llama a un campo de almendras espumosas
mi avariciosa voz de enamorado.

A las aladas almas de las rosas
del almendro de nata le requiero,
que tenemos que hablar de muchas cosas,
compañero del alma, compañero.

Pero si queréis más, el poema no tiene desperdicio, lo podéis encontrar en cualquier parte, incluso aquí, en la columna derecha del blog; pero lo mejor de lo mejor, es escucharlo; Enrique Morente lo cantó con una pasión que pone los pelos de punta:

Y con esto, quemo el cartucho poético que tenía para la entrada de los almendros, a ver qué se me ocurre para la semana que viene, en la Contraviesa…

Antes de terminar, una foto del barranco del Poqueira esta mañana; definitivamente la ruta de los pueblos del Poqueira hay que hacerla, ya veremos cuándo. Es que está de dulce…

Y otra de Ferreirola (mola) desde el campo de almendros, donde destaca la torre de su iglesia. Lo que se ve abajo a la derecha es Mecinilla, otro de los 7 pueblos de La Taha:

Esto es todo amigos. Gracias por leer.
Migue.

Sábado 28 de enero “Pueblos del Poqueira”

Aunque el tiempo amenace lluvia, yo no me desanimo, y el sábado me voy a andar, para hacerle honor al nombre del blog. Esta vez a la Alpujarra, a recorrer el sendero “Pueblos del Poqueira”, una ruta que siempre he querido hacer en el barranco por excelencia de la Alpujarra, el Poqueira, por donde discurre el río del mismo nombre, y en donde están colgados los tres pueblos más conocidos de la Alpujarra: Pampaneira, Bubión y Capileira.

La quedada, a las 10:00 en Pampaneira, en la Plaza de la Libertad, donde está la iglesia (o 10 minutos antes en Pitres, en la plaza).

Para ver el recorrido de la ruta, y el perfil podéis ir a la página de wikiloc, a la web de la Junta, o descargaos directamente el archivo PDF que tengo colgado aquí, en la columna de la derecha, casi abajo del todo, en un recuadro blanco que pone BOX. Iremos armados con el GPS del móvil para no perdernos, aunque ahí los caminos son fáciles y los pueblos están siempre a la vista; hay buenas referencias.

Recordad: la ruta son algo más de 10 km (según wikiloc son 13 Km, y según la web de la Junta 10 Km), de modo que estaremos andando unas 4 horas a ritmo suave como acostumbramos, así que no olvidéis la comida, buen calzado, y chubasquero!

Y recordad también confirmarme la asistencia. Gracias.
Migue.