Yegen y Brenan 1-jun-2013

La fuente de la Camellona, en Yegen, fue el lugar de la cita ayer tarde para tomar un té y hacer un paseo por el pueblo, previo a la presentación del libro editado por Carlos Pranger “Diarios sobre DORA CARRINGTON y otros escritos. Gerald Brenan.”

IMG_2730

La fuente de la Camellona es un manantial que hace las veces de fuente, lavadero y suministro de agua para riego y abastecimiento. Se sitúa en la parte baja de Yegen justo al inicio del “Sendero Gerald Brenan”, un pequeño paseo por los alrededores del pueblo que cuentan que “Don Geraldo” hacía con regularidad, y que ya tuvimos ocasión de hacer hace unos años con la gente de Guadalinfo en la que fue mi primera visita a este pueblo.

Pero el de ayer fue un paseo por el pueblo después del té que nos ofrecieron en la fuente de la Camellona. Pudimos comprobar la importancia de las acequias en el entramado del pueblo, con multitud de huertos aquí y allá, y la presencia incluso de un acueducto romano ya en desuso:

IMG_2761

Lo único que yo he leído hasta ahora de Brenan ha sido el famoso “Al sur de Granada”, un libro que se encuentra en todas las librerías y tiendas de souvenirs de la Alpujarra, y del que siempre había oído hablar. Pero no fue hasta hace unos años, en unas Jornadas sobre Brenan que se celebraron en Pitres, cuando me entraron las ganas de conocer más sobre la obra de este hombre y por fin lo pude leer. Más tarde adquirí el “laberinto español” que aún no terminé de leer, una vez satisfecha mi curiosidad por leer algunos fragmentos que me interesaban sobre la guerra civil.

Ayer tuve la oportunidad de conocer personalmente al depositario del legado de Brenan, Carlos Pranger, hijo de la albacea literaria de Gerald Brenan, Lynda Nicholson, quien nos dedicó unos libros que adquirimos, y nos dio una charla emotiva y muy clarificadora sobre la relación de Gerald Brenan con el famosísimo grupo de Bloomsbury, y en particular con su enamorada Dora Carrington, y el mérito de Brenan de atraer a Yegen a este grupo de intelectuales, y convertirlo así en el centro de la intelectualidad inglesa de la época. De pie, en la foto, el alcalde de “Alpujarra de la Sierra” presentando a Carlos, en la Fonda-museo de Gerald Brenan:

IMG_2766

 

El episodio de la llegada de algunos miembros del grupo a Yegen se relata muy bien en la película “Al sur de Granada”, de Fernando Colomo, grabada no en Yegen, sino en otros sitios como Ferreirola o Fondales, pues es estos últimos son pueblos que conservan mejor la esencia alpujarreña para recrear la estancia de Brenan en la Alpujarra:

 

Supongo que a este libro le harán otra presentación en Málaga o Granada, sitios con más repercusión y presencia de periodistas que ayuden a difundir estos interesantes textos. Yo lo hago aquí para mi reducido grupo de lectores, por si les puede interesar. Realmente, de toda la producción literaria de estos escritores, hay una, la epistolar, que me parece muy interesante. Nos contaba Carlos que Brenan pasaba una hora al día leyendo correspondencia, y otras dos horas redactando cartas. Además escribía un diario, y de estos escritos es de donde se han extraído los textos que componen el libro; pensamientos íntimos que el editor, Carlos, desvela para todo el público sabiendo que Gerald Brenan era una persona a la que no le importaba airear sus asuntos.

 

No puedo contar mucho más, que el tiempo apremia y las mariposas esperan justo aquí al lado. Espero que os haya gustado, y que os pique la curiosidad, como a mí, por conocer un poco más de la vida y obra de Brenan.

 

GPL

Migue.

 

 

 

 

 

Anuncios

¡Viva la Vega!

Esta mañana he asistido a las “Jornadas sobre la Vega de Granada: Sensibilización, protección y dinamización económica” que se han celebrado en el centro Damián Bayón de Santa Fe. He podido escuchar varias ponencias muy interesantes de personas comprometidas con la conservación de la Vega de Granada a través de agrupaciones como “Vega Educa” o la “Plataforma Salvemos la Vega“. La lluvia impidió hacer la visita interpretada a la antigua fábrica de azúcar del Señor de la Salud, que era el punto más interesante para mí a priori. Sin embargo me vine con buen sabor de boca por todo lo que allí se dijo y todo lo que aprendí. Confío en que algo de esto se les quedaría a los escolares que llevaron al auditorio para hacer bulto y que acabaron siendo los destinatarios principales de los discursos de los ponentes.

Una de las cosas interesantes fue la lectura de la declaración en defensa de la Vega de Granada de la organización “Vega educa” que suscribo y reproduzco aquí:

El vasto territorio provincial y, en especial, las Vegas de Granada, son un regalo generoso de la naturaleza que las civilizaciones que poblaron estas tierras han sabido enriquecer y dinamizar. Históricamente esta conjunción entre personas-naturaleza ha dado alimento y bienestar a las gentes de Granada a lo largo de la Historia.

Nuestro variado patrimonio cultural está presente en gran cantidad de obras científicas, literarias, pictóricas, y, especialmente, en la conciencia de los habitantes de Granada que han compartido su Vega, junto a Sierra Nevada y, posteriormente, la Alhambra, como grandes señas de identidad.

Sin embargo en la Vega de Granada el insostenible modelo de desarrollo actual ha desarticulado este vínculo secular y deja como resultado la destrucción de suelos, paisajes, vegetación, patrimonio, poniendo en peligro el necesario equilibrio ecológico y la rica biodiversidad vegetal y animal que posee. Este proceso de degradación ambiental contradice el espíritu de nuestras leyes que defienden, entre otras cuestiones, políticas orientadas “a la protección del medio ambiente, la conservación de la biodiversidad, así como de la riqueza y variedad paisajística de Andalucía, para el disfrute de todos los andaluces y andaluzas y su legado la las generaciones venideras” (Art.195 del Estatuto de Autonomía de Andalucía, 2007).

El tiempo de acción y el sentido común se imponen, por ello pedimos que se tomen las medidas necesarias para buscar equilibrios capaces de dinamizar y proteger nuestra Vega, armonizando actividad económica y valores ambientales y sociales, desde la necesaria sostenibilidad.

Nuestra Vega constituye, en definitiva, un patrimonio cultural que debe ser defendido ahora para que pueda ser heredado por las generaciones futuras.

Y el vídeo, cuyo título he plagiado para esta entrada, Vive la Vega, Viva la Vega, de la campaña “Los músicos de Granada quieren salvar la Vega”, con un tema en cuya letra se citan los nombres de todos los pueblos granadinos que tienen todo o parte de su término municipal en la vega del Genil. Me ha gustado mucho, y os lo dejo aquí:

Y dicho esto, ahora toca vivirlo, naturalmente, a pie o en bici, si la lluvia no lo impide, como hice el mes pasado en la ruta que propuse aquí mismo, y de la que tomé esta preciosa imagen de las choperas junto al río Genil, escenario, por cierto, de algunas de las tomas del video anterior:

IMG_2186

Por otra parte, esta ha sido mi manera de celebrar el día de la red Natura 2000, aunque la celebración campestre, como debe ser, será el próximo fin de semana, con actividades previstas en todos los parques naturales de la provincia con el lema: “Parques saludables, gente saludable”. Habrá actividades en Sierra Nevada, en los Parques Naturales de las sierras de Huétor, Tejeda, Almijara y Alhama, Baza, Castril, y en los Humedales del Padul. Si alguien está interesado, le puedo mandar más información por correo electrónico.

Nada más, GPL.

Migue.

Dehesa Generalife + Ruta bike Vega Granada (20 y 21 abril 2013)

Qué ganas de campo tengo, y ya no me quedan fines de semana libres este mes de abril que promete, y mucho.

Desde aquí os invito a que nos acompañéis en dos rutas que haremos el próximo fin de semana, 20 y 21 de abril.

La primera será el sábado, y consistirá en una subida a la Dehesa del Generalife partiendo desde Plaza Nueva. Cogeremos el camino del Sacromonte y tras unos kilómetros, cruzaremos el río para iniciar una subida algo exigente buscando la Silla del Moro. Hará de guía mi amigo Paco Rivas. Aún tenemos que concretar punto de encuentro y hora de salida. Más detalles conforme se acerque la fecha, que aún no hemos decidido si comeremos allá arriba, o bajaremos a tomar unas cervecillas al Campo del Príncipe…

La segunda ruta será un PASEO en bicicleta por la Vega de Granada. La ruta aproximada será: Granada – Atarfe – Sierra Elvira – Fuente Vaqueros – Santa Fe – Belicena (Vegas del Genil) – Granada.

Los hitos del camino que no nos perderemos serán:

.- En Sierra Elvira subida al cerro del Sombrerete, si se puede: si no, podríamos intentar la subida a la Ermita de los Tres Juanes. Desde aquí contemplaremos las hermosas vistas sobre la Vega, que os enseño en esta foto, aunque habrá que tener en cuenta que los chopos vestirán sus colores verdosos y que la presencia del tren no está garantizada:

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Por cierto, la foto viene de perlas para contar que hay trazada una nueva autovía (Granada – Córdoba) que discurre paralela a la vía del tren, rompiendo el terreno de cultivo que hay entre ésta y las choperas del margen del Genil. Evidentemente, el terreno que quedará entre la nueva carretera y la antigua se perderá como tierra de cultivo dejándose a merced de los especuladores urbanísticos.

 

.- En Fuente Vaqueros podemos parar a visitar la casa-museo natal de Federico García Lorca, que tiene visitas programadas a las 10, 11, 12 y 13:00 horas (el domingo por la tarde cierra).

.- En Santa Fe aprovecharemos que estarán de celebración de las Capitulaciones para dar una vuelta por el “Mercadillo Medieval” que ya es una tradición en la celebración de estas fiestas.

.- En Belicena, visita al Centro de Interpretación de la Vega de Granada, pero otro día, porque el domingo cierra. He visto el horario al poner el enlace, una lástima, pero ya no lo borro, se queda aquí como propuesta para otra ocasión.

Calculo que serán unas 3 horas y media de marcha, casi todo el tiempo por carriles bici o en carriles paralelos al río Genil. Si hay que circular por alguna carretera lo haremos con precaución y sabiendo que las mismas están llenas de carteles que advierten de la presencia de ciclistas.

Hoy he recogido mi bici que la tenía en Santa Fe, y he grabado el recorrido desde allí hasta Granada, una hora y 7 minutos a ritmo tranquilo para hacer 18 Km. Os dejo el mapa.

Y nada más que animaos a que vengáis con nosotros.

Migue.

 

 

Árboles en invierno (2)

Esta entrada va dedicada a un árbol muy presente en Granada, y muy desconocido. Enlazando con la entrada anterior, y siguiendo con nombres de árboles que se refieren a cosas buenas, os voy a hablar del árbol de los dioses. Desconozco de dónde le viene ese nombre al “ailanthus altissima” o ailanto.

Que el nombre sea bonito (también le llaman árbol del cielo) no significa que en Granada sea un árbol querido; al contrario, se trata de una especie invasora, y de las malas, que prolifera por todas partes, desde la Alpujarra a la Vega, aunque está instalada en un rango de alturas que van desde el nivel del mar hasta los 1400 metros.
El árbol viene de China, aunque yo siempre pensé que se trataba de una especie australiana, pues me recuerda mucho a los desiertos, no me preguntéis por qué. Las fotos a este árbol las he sacado ahora, en invierno, para meterlas en esta entrada, y para que veáis lo feo que es. Fijaos en esta foto; hay varios ejemplares y todos son ailantos. El que está en primer término es un ejemplar joven, de 2 años a lo sumo, ya podéis ver que sólo son unas varas saliendo de la tierra. El que está detrás más grande y con restos de hojas alrededor es más viejo, pero igual de feo (perdón por la subjetividad):

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Seguro que habéis visto este árbol muchas veces pues jalonan la carretera de la Alpujarra, se cuentan por cientos de ejemplares; también los hay en la Vega, y la razón que de haya tantísimos hay que buscarla en las características del árbol y en el por qué de su introducción. Parece que este árbol se trajo a Europa como árbol ornamental, pero también porque era bueno para fijar taludes. Yo pienso que esa fue la razón de su introducción en la Alpujarra, que es un terreno con abundantes “launeras”, zonas de fácil desprendimiento. Posteriormente, el árbol se ha mostrado como una auténtica plaga, malísima por varias razones:
Primero porque reduce la biodiversidad del terreno en donde se asienta, de dos formas: comienza reduciendo la cobertura vegetal del estrato herbáceo, y después del estrato arbóreo, imponiendo su dominación en favor de sí mismo (en la haza donde tomé la foto, no hay más árboles que el ailanto) Esto se ve muy claramente si pensamos en lo rápido que crece, si vemos en primavera las hojas con unos tallos descomunales, es lógico pensar que se están llevando todos los nutrientes de la tierra para su desarrollo, en detrimento de otras especies.
Otra razón es su increíble capacidad de reproducción. Un dato: este árbol produce en un año 350.000 semillas. Pero es que además su fuerte olor atrae a los insectos, que los prefieren a las especies autóctonas con lo que consiguen una expasión por polinización superior a sus “oponentes”.
Si a esto le sumamos que es una especie extremadamente resistente y adaptable, que tiene un sistema radicular potentísimo (es muy difícil de eliminar, siempre acaba surgiendo en otro sitio tras una poda…), tenemos una especie invasora de tomo y lomo que hay que tratar de eliminar, sobre todo en la Alpujarra, por el bien de nuestra biodiversidad.
Los datos que he necesitado para hablar del ailanto los saqué de un informe de la revista “ambiociencias” de la Universidad de León. Podéis leer el PDF gratuito en el enlace de la revista nº 7, páginas 27 a 39.

Igual cuando llegue la primavera les saco fotos y las pongo aquí para que lo identifiquéis bien.
Os animo a que compartáis esto con todos vuestros conocidos, pues hay que luchar contra estas plagas y el esfuerzo de todos es indispensable. Gracias en nombre de la biodiversidad.
Con esto termino esta entrada. Pero habrá otra porque las mejores fotos de árboles desnudos en invierno aún están por venir, con permiso de los almendros. Nos esperan las plataneras, los castaños de la Alpujarra y su terrible amenaza, almendros, árboles con tupé… no os la perdáis.

Gracias por leer.
Migue.

Misa por mi padre

Ante la publicación por parte de mi familia, de la siguiente esquela en la prensa de hoy, y para evitar engaños, me veo en la necesidad de aclarar que yo no asistiré a la mencionada misa, que me encuentro alegre y perfectamente en paz con la memoria de mi padre, que vivo en sociedad atendiendo a criterios propios y que mantengo unas rutinas muy fáciles de averiguar por quien esté verdaderamente interesado en encontrarme.
Gracias.

20120824-115347.jpg

A un gran hombre.

El viernes por la mañana terminó de forma inesperada el fantástico, bondadoso, generoso discurrir de mi padre por la Vida.

Después de dos días de intensa emoción, y más relajado, no puedo dejar de escribir unas palabras que expresen la gratitud que siento hacia todas las personas que física o virtualmente nos han acompañado a mí y a mi madre y hermanas en los momentos difíciles que hemos pasado, y han aceptado la tarea de llevarnos en volandas a través de todo el proceso inevitable que ha llevado a mi padre a su lugar de descanso definitivo. No quiero nombrar a ninguna, por aquello de los agravios por los olvidos. Todas y cada una de las personas que nos han acompañado tienen un hueco en mi corazón. Sólo quiero compartir aquí el recuerdo que Laura, su cuidadora en los últimos meses, nos regaló a todos:

Es curioso cómo al final de todo esto, a uno le queda una grata sensación de felicidad, y agradecimiento por haber podido ser parte activa de su vida, una vida que es imposible de evaluar en sólo unas líneas. Yo quisiera recordarle que estoy agradecido de la forma tan elegante en que aceptó finalmente a Alberto en casa, y cómo supo poner aparte sus propias convicciones y creencias para aceptar  que mi vida se habría de regir por unas normas distintas.

Cada uno de nosotros (madre, hermanas y yo) recordaremos siempre las vivencias con nuestro padre, y le evocaremos constantemente, estoy seguro; nos hemos de acordar de él mientras vivamos.

Y sin respuesta, sólo con una tímida sonrisa a veces, como venía siendo habitual en sus últimos días, le diré:

¡Adiós, papá!