El bosque. Mucho más que madera.

Aproximadamente, los bosques cubren el 29% de la superficie total de España, lo que supone uno de los mayores índices de biodiversidad de Europa. Recordemos que la Península Ibérica, debido a su situación de nexo entre continentes, y por estar al abrigo del Atlántico por un lado y del Mediterráneo por otro, posee una riqueza natural única en Europa por la diversidad de hábitats. La Península Ibérica es lo que se conoce como “Hot Spot”, que es un término que define la riqueza biológica de un territorio; los tres países: España, Portugal y Andorra albergan más de 8.000 especies de flora, de las cuales, 1.700 son endemismos íbero-baleares, y unas 100 son orquídeas.

Los bosques son los ecosistemas terrestres con mayor biodiversidad. Son una reserva medioambiental donde se conserva el patrimonio genético de miles de millones de años de evolución. Los árboles regulan la humedad y la temperatura, mantienen en funcionamiento el ciclo del agua, purifican el aire, favorecen la formación de humus y protegen de la erosión.

IMG_2003

Para aprender de estas cosas y más, tenemos la oportunidad de ver en Granada la exposición “El bosque. Mucho más que madera.” de la Fundación La Caixa, que estos días se puede visitar, gratuitamente, en el Paseo del Violón, junto al Palacio de Congresos. Hasta el 28 de abril.

Encontrarás fichas interesantes de árboles conocidos por todos, y presentación de algunos ejemplares singulares, como el enorme eucalipto “o avó de Chavín”:

IMG_1997

Si queréis saber más cosas de los eucaliptos, y de éste ejemplar en concreto, echadle un vistazo a este video de promoción:

Pero además, y como marca de calidad de las exposiciones que se organizan al amparo de la obra social de La Caixa, se trata de una exposición que mezcla sabiamente la información con la poesía y así, hace un recorrido por las funciones de los bosques, sus habitantes, árboles y animales, acompañado de los grandes poetas españoles que han homenajeado a los árboles en su poesía, como Lorca, Machado o Rosalía de Castro.

Tienen en la exposición un cartel con el poema “Vals en las ramas”, de Lorca, muy bonito, musical, pero incompleto. Tampoco dicen, porque no es este el lugar, que este poema es un homenaje a Vicente Aleixandre por su poema “El Vals”

IMG_1995

Lo que falta del poema:

Y una cabeza de cristal

y un violín de papel

y la nieve podría con el mundo

si la nieve durmiera un mes,

y las ramas luchaban con el mundo

una a una,

dos a dos,

y tres a tres.

¡Oh duro marfil de carnes invisibles!

¡Oh golfo sin hormigas del amanecer!

Con el muu de las ramas,

con el ay de las damas,

con el croo de las ranas,

y el gloo amarillo de la miel.

Llegará un torso de sombra

coronado de laurel.

Será el cielo para el viento

duro como una pared

y las ramas desgajadas

se irán bailando con él.

Una a una

alrededor de la luna,

dos a dos

alrededor del sol,

y tres a tres

para que los marfiles se duerman

bien.

De Rosalía de Castro, un fragmento de “Los robles”:

IMG_2001

Y de Antonio Machado, para terminar, su poema “A un olmo seco” en versión cantada. La versión de Calixto Sánchez de la colección “La palabra más tuya”, un referente que ya conocéis:

El reloj dice que son las 12, pero yo tengo cuerpo de 11. Veremos qué pasa mañana en la vuelta al trabajo con este disloque horario.

Como siempre, gracias por leer. Espero que guste esta entrada y que no se pierda nadie la exposición. Hasta otra ocasión.

Migue.

El Cabrero

Cuánto me alegro de haber advertido en el “saluda” del blog que yo hablaría aquí de lo que me viniera en gana. Conforme avanza el tiempo, me doy cuenta de que las cosas de las que me apetece hablar aquí son aquellas que me emocionan, y éstas son unas veces temas de naturaleza, y otras muchas, asuntos muy variopintos. He decidido no cortarme un pelo y, a pesar de que esto no tenga nada que ver con el título del blog ni sus intenciones iniciales, contar aquí la experiencia que tuve anoche en el Teatro Alhambra, el enorme privilegio del que disfruté:

Anoche acudí a mi primer recital de cante jondo a cargo de José Domínguez Muñoz, “EL CABRERO”, acompañado a la guitarra por Rafael Rodríguez. Enmarcado dentro del ciclo “Flamenco viene del Sur” del Instituto Andaluz del Flamenco, y como parte de su gira 40 aniversario, el evento tuvo lugar ayer noche en el Teatro Alhambra, y conquistó a un público que abarrotaba la sala, que jaleaba y aplaudía constantemente al cantaor y a su guitarra.

Un tío con chispa, chiste, y una estética muy cuidada (no vayan a decir que viste de Dior, o algo así, como le ocurrió a la Verdú), que por otra parte es una de sus señas de identidad: el sombrero y el pañuelo atado al cuello. Y sin más acompañamiento que una guitarra y su voz, hasta el martinete, tan duro, era suave (el ritmo lo marcaba el guitarrista golpeando suavemente el tambor de la guitarra, emulando la cadencia del martillo sobre el yunque), y en su voz temperamental, una reivindicación de lo simple, lo natural, lo humano, lo verdadero: la poesía.

Ha hecho un repaso por varios palos del flamenco, comenzó con una seguiriya; tuvimos ocasión de escucharle por malagueñas, fandangos, bulerías…, y en todas ellas, un sentimiento profundo, una emoción intensa me erizaba la piel y me hacía recordar una y otra vez las palabras del gran Federico García Lorca en su conferencia sobre el Cante Jondo:

“…Vean ustedes, señores, la trascendencia que tiene el cante jondo y qué acierto tan grande el que tuvo nuestro pueblo al llamarlo así. Es hondo, verdaderamente hondo, más que todos los pozos y todos los mares que rodean el mundo, mucho más hondo que el corazón actual que lo crea y la voz que lo canta, porque es casi infinito. Viene de razas lejanas, atravesando el cementerio de los años y las frondas de los vientos marchitos. Viene del primer llanto y el primer beso.”

En sus letras, caña al capital, al clero y al gobierno, homenajes a Lorca y a Miguel Hernández (el poeta pastor, como él), y guiños a poetas sudamericanos como Jorge Luis Borges y cantautores como Víctor Jara o Chavela Vargas, de la que cantó su tema “Luz de Luna”, y que os dejo aquí para vuestro deleite:

En los pechos de los montes me amamanto

en la cornisa de los riscos me sostengo

por eso esta noche les voy a decir de dónde vengo

Y para que podáis comparar, si es que es posible, la versión de Chavela:

No me lo podía callar.

Y si os ha gustado, un poquito más: un documental realizado por Canal plus Francia sobre el cabrero, en 1988, en versión original subtitulada en francés, para que aprendamos cómo respetan en Europa las lenguas originales. Un documental que nunca se emitió en España, y donde además sale un jovencísimo Manuel Sánchez Gordillo (alcalde de Marinaleda)…:

Gracias Por Leer.

Migue.

De vuelta…

Ni yo mismo pensé nunca en abandonar el blog. Sólo que desde que dejé de fumar, no he vuelto a estar más de una hora seguida sentado frente al ordenador; pero poco a poco recupero la normalidad, y sin malos humos. Aún hay restos de ansiedad, nerviosismo e insomnio, como anoche:

Se juntaron varios factores que hicieron que no pegara ojo en toda la noche. Desde que el partido de fútbol acabó tarde, y sus consecuentes petardos y algarabías, el calorín, los vecinos hablando hasta las tantas en sus terrazas, y las ventanas abiertas de par en par, hasta el mosquito hijo de puta que me asaeteó el pie derecho, con lo molestas que son las picaduras en el empeine, o en el talón… no os digo más: en un momento dado, cogí el móvil y me puse a juguetear y a mirar el twitter y el facebook, y puse algo así como “noche de insomnio en Granada, víspera de la batalla”.

Esta frase se debe al recuerdo de una canción de uno de los discos que más me gustan de mi discoteca: La palabra más tuya: cantando a poetisas. Pues bien: mi sentencia no es más que una adaptación de unos versos de Fanny Rubio, del poema “El rey Almutamid”, que Paco Ibáñez canta magistralmente:

Soñaba en su lecho el rey,

soñaba de madrugada

que entre las ondas del río

buscaba manzanas blancas.

Noche de miedo en Sevilla,

víspera de la batalla

y el rey Almutamid

en el sueño contemplaba

la dulce fruta de nieve

que en los espejos temblaba.

Espero que os guste tanto como a mi.

Besos y abrazos me permito mandaros, pues sé que todos los que me leéis me queréis bien.

Almendros en flor (2/2), Contraviesa Granadina.

Otro domingo que bajamos a ver los almendros en flor, esta vez a la Contraviesa, la sierra que priva a la Alpujarra de las vistas del mar, un paseo muy bonito en coche desde Pitres, a Órgiva, y luego a Albuñol por la carreterilla que pasa por Fregenite, Polopos y Sorvilán.

Como la anterior entrada de los almendros salió muy poética, ésta tendrá que mantener el listón, por eso pongo el vídeo de un granadino ilustre que le cantó a la Contraviesa, Carlos Cano:

La contraviesa, tierra entre la sierra y el mar, como demuestran las fotos. Si miras hacia el Norte, aunque envuelta en nubes, Sierra Nevada:

Y si miras hacia el Sur, el mar y los invernaderos de La Rábita en la Rambla de Albuñol:

Las vides y los almendros dominan por completo el paisaje. La Contraviesa es zona de tradición vinícola, y hay un montón de cortijos diseminados por todas partes. En otra ocasión volveremos a visitar alguna Bodega, que hoy nos pedía el cuerpo un poco de pescaíto frito del Puerto de Motril…

Todo el tramo de carretera hasta llegar a Albuñol pasa por mitad de campos de almendros, justo antes de alcanzar la zona de invernaderos.

El vídeo de arriba de Carlos Cano, termina con un ¡Que vivan las Alpujarras! ¡viva el trovo popular! Y hablando de trovadores, almendros y poesía, resulta que conservo una colección de CDs de cantautores que cantan poesías de varios poetas. Los discos están organizados por poetas, y en cada uno de ellos, varios cantautores los cantan (Carlos Cano, Amancio Prada, Serrat, Paco Ibáñez…) Pues bien, uno de esos cantautores, que yo no conocía antes de tener estos discos, se llama (llamaba, murió en 2008) Esteban Valdivieso, granadino de origen marroquí, cantautor de la época de Carlos Cano, trovador y maestro de trovadores (si os interesa, aquí tenéis +info), que cantó, precisamente, una poesía de Antonio Machado donde se nombra a los almendros; la poesía en cuestión es “La primavera besaba”:

La primavera besaba
suavemente la arboleda,
y el verde nuevo brotaba
como una verde humareda.
Las nubes iban pasando
sobre el campo juvenil…
Yo vi en las hojas temblando
las frescas lluvias de abril.
Bajo ese almendro florido,
todo cargado de flor
—recordé—, yo he maldecido
mi juventud sin amor.
Hoy, en mitad de la vida,
me he parado a meditar…
¡Juventud nunca vivida,
quién te volviera a soñar!

Pues la versión de Valdivieso de esta poesía es magnífica, pero no está en el youtube. Cuando tenga un rato la pondré yo mismo y os pasaré por aquí el enlace. Y otras versiones cantadas no me han gustado tanto, así que el vídeo que os dejo es de otra canción de Esteban Valdivieso (acompañado de Enrique Moratalla), para que veáis qué voz tenía (el primero que canta, ése es Esteban Valdivieso):

Y ya está. Me despido con otra fotillo chula de hoy. Gracias por leer.
Migue.

Almendros en flor (1/2), Alpujarra

Así es como recibe la Alpujarra estos días al visitante, plagada de almendros en flor, que parecen asomarse a la carretera a saludarnos, y como veis en la foto, no falta uno junto al cartel de bienvenida. La foto con el móvil salió un poco borrosa, pido perdón por ello, que me queda mucho que aprender!
Como la ruta se había suspendido, y mira que son escandalosos los periodistas del tiempo: ni nieve, ni hielo, ni lluvia ni-ná de-ná, algunas nubecillas tímidas, no más. El caso es que como no hicimos la ruta, pues cambiamos los planes y hoy nos hemos dado una vuelta por Mecina para ver los almendros, y hemos sacado algunas fotillos, pero como no todas han salido bien, hoy no haré presentación en el youtube, os dejo aquí las mejores:

Pero no todo van a ser ver fotos; os diré que tenía pensada una entrada un poco más poética, y he buscado algunas cosillas referidas a los almendros en flor. No me ha costado nada encontrar mogollón de información, blogs con entradas sobre este tema… la verdad es que no he sido nada original!! jeje. Pero bueno, que los otros blogs no son el mío, y aquí no puede faltar mi pequeño homenaje. El primer apunte, de la poesía de Antonio Machado “Tus ojos me recuerdan”:


Para tu linda hermana
arrancaré los ramos
de florecillas nuevas
a los almendros blancos,
en un tranquilo y triste
alborear de marzo.


Otra referencia poética de los almendros que no me resisto a poner aquí es la que está incluida en la elegía a Ramón Sijé, de Miguel Hernández. Qué puedo decir yo aquí de este poema, todos conocemos la versión cantada de Serrat, por ejemplo. Sólo os recuerdo las dos últimas estrofas, en la que se alude a los almendros:


Tu corazón, ya terciopelo ajado,
llama a un campo de almendras espumosas
mi avariciosa voz de enamorado.

A las aladas almas de las rosas
del almendro de nata le requiero,
que tenemos que hablar de muchas cosas,
compañero del alma, compañero.

Pero si queréis más, el poema no tiene desperdicio, lo podéis encontrar en cualquier parte, incluso aquí, en la columna derecha del blog; pero lo mejor de lo mejor, es escucharlo; Enrique Morente lo cantó con una pasión que pone los pelos de punta:

Y con esto, quemo el cartucho poético que tenía para la entrada de los almendros, a ver qué se me ocurre para la semana que viene, en la Contraviesa…

Antes de terminar, una foto del barranco del Poqueira esta mañana; definitivamente la ruta de los pueblos del Poqueira hay que hacerla, ya veremos cuándo. Es que está de dulce…

Y otra de Ferreirola (mola) desde el campo de almendros, donde destaca la torre de su iglesia. Lo que se ve abajo a la derecha es Mecinilla, otro de los 7 pueblos de La Taha:

Esto es todo amigos. Gracias por leer.
Migue.