Ermita cristo zapato 27-oct-12

Un hueco entre las nubes, justo en el valle de Lecrín, nos permitió en el día de hoy realizar una subida desde el embalse de Béznar hasta la ermita del cristo del zapato con los compañeros de senderismo del gimnasio sin más contratiempos que el fuerte viento, y he querido dejar constancia aquí de la ruta porque por primera vez he podido realizar una ascensión dura en el grupo de cabeza sin que mis maltratados pulmones o mi castigado corazón acusaran el esfuerzo. Menos mal, han pasado unos meses y ya noto en el cuerpo las palizas en el gimnasio; aunque aún no he empezado a perder peso, la mejoría en el tono físico y la capacidad respiratoria 6 meses después de dejar de fumar son notables: la ruta de hoy lo confirma. Así que os hago partícipes de mi éxito y mi alegría compartiendo la experiencia:

Lo primero que he hecho ha sido grabar la ruta en wikiloc, donde podéis ver el perfil de la ruta para ver que se suben en total 592 metros en algo más de 5 Km, aunque la subida difícil es la parte final de la ascensión. También he grabado el recorrido en google maps para que la disfrutemos en cualquier momento:

La ruta entera cabe en la foto que he colgado en wikiloc, y comienza en la presa de Béznar, que impresiona como todas cuando uno camina sobre ella. El embalse se dispone sobre el río Ízbor, afluente del Guadalfeo, y recoge las aguas de la vertiente suroeste de Sierra Nevada a través de los ríos Dúrcal y Torrente, así como las aguas drenadas de la Laguna del Padul. También recibe aportaciones de la sierra de Albuñuelas a través del río Santo. La presa propiamente dicha se ubica en el denominado “salto del lobo”, un lugar en donde el río Ízbor se encajonaba de tal manera que se decía que un lobo podía saltar de una vertiente a otra sin dificultad, de ahí su nombre.

La ruta empieza entonces en la presa, andando por la acera junto a la carretera buscando las indicaciones del sendero de alauxa que, a través de huertos de olivos, naranjos y limoneros, nos lleva a Pinos del Valle para callejear hasta llegar a su parte más alta, donde cruzamos la carretera de los Guájares en busca de los carteles que te indican la subida a la ermita y el cerro Chinchirilla.


Comentando mientras subíamos de los ingleses instalados en la Alpujarra o el Valle de Lecrín, nombramos a Christ Steward (por cierto que su “driving over lemons” hubiera estado más apropiadamente ubicado en el Valle de Lecrín que en la Alpujarra) hablábamos de Ian Gibson, y por consiguiente de Lorca, y como el camino discurría por huertos cuajados de limoneros, naranjos y olivos, vino a mi memoria la baladilla de los tres ríos de mi admirado poeta:

“El río Guadalquivir va entre naranjos y olivos. Los dos ríos de Granada bajan de la nieve al trigo. ¡Ay, amor que se fue y no vino!…”

No he encontrado ningún recitado bueno de este poema en youtube, así que pondré la presentación de las fotos con un recitado de Alberti de este poema que tengo yo. También lo tengo musicado, pero es una versión más larga y no tengo fotos suficientes. En youtube está la primera parte (el tema que yo tengo dura 3:36 y éste apenas 1:11) de esa versión que yo tengo de Agua Viva:

Pasado el pueblo comienza la subida pura y dura por entre los pinares:


Los perros fueron un disfrute, todo el rato para arriba y para abajo jugando con todos. Y como podéis ver en la foto, el embalse siempre presente abajo y conforme ganábamos altura, las vistas más claras e impresionantes; en la foto se observa abajo Pinos del Valle y el embalse de Béznar, y arriba a la derecha: Lanjarón, que hace siglos era conocido como Lanjarón del Valle y hoy es la puerta de entrada a la Alpujarra:

Desde aquí arriba las vistas son impresionantes, así que grabé un video, que es como mejor se ven estas cosas y lo he colgado en youtube. El fuerte viento que soplaba lo hace un poco incómodo, pero merece la pena verlo, a ver si os dan ganas de visitar la ermita. Del viento he de decir que era fuerte pero no para impresionarme, pues para mí viento es lo que soplaba en el castillo de Queribus, en Francia hace un par de años, un viento que te tiraba por los riscos aquellos, aún me da miedo el recordarlo… Después de vivir aquello, ya nada me sorprende, jejej:

El descenso sin más complicaciones, cruzamos el pueblo por otro camino distinto para acabar donde habíamos empezado, algo más de 3 horas después.

A pesar de la subida, es una ruta que podíamos hacer en plan familiar, tomándonos todo el tiempo que queramos en la subida y echar el día allí; de hecho, hay un merendero al iniciar la ascensión con lo que se podría emplear una mañana en subir y comer al regreso entre los pinos.

Se me olvidaba decir que la ermita del cristo del zapato se llama así por el cuadro que hay en la ermita (realmente hay toda una historieta detrás, que yo os ahorraré), al que le saqué una foto malísima, por lo que pido disculpas. Bueno, la calidad de la foto es suficiente para ver que el cristo de marras, flanqueado por San Sebastián (nunca sabré si sufre o goza con las flechas…) a un lado y por San Roque al otro, tiene un zapato puesto y otro no. 

Y para terminar la presentación de las fotos con el recitado de Alberti de la baladilla de los tres ríos de Lorca:

Nada más que despedirme, como siempre: GPL

Migue.

Anuncios

Una respuesta a “Ermita cristo zapato 27-oct-12

  1. Pingback: Sierra Lújar 30-dic-12 | andaqanda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s